Cuando estás buscando un trabajo, visualízate como un producto al que le tienes que aplicar la mejor mercadotecnia. La foto, es la imagen del producto. El contenido de tu curriculum es la estrategia de venta. Así que si me preguntas, mi respuesta es sí debes poner tu foto, pero cuidando tener el mejor ‘product shot’. Muchas veces se puede malinterpretar el uso de la foto en el curriculum como un detonador para la discriminación, si la persona es fea o bonita, el color de su piel, el estilo de su peinado, etc., pero en realidad beneficia más de lo que crees.

Hay que reconocer que somos muy visuales y ayuda mucho tener una imagen visual de la persona, es más fácil recordarla y le imprime una identidad a tu curriculum.

Sin embargo, no hay que perder de vista el tipo de foto que ponemos, recuerda, es la imagen del producto que estás vendiendo y hay que cuidarlo para proyectar lo que queremos. Toma en cuenta estas recomendaciones para seleccionar la foto que dará tu mejor imagen.

  1. Blanco y negro – Una foto en blanco y negro proyecta más profesionalismo y evita hacer énfasis en el color de piel, cabello o una foto con mala resolución.
  2. Expresión –Adopta una expresión fresca, evita poses acartonadas o demasiado serias. Sonríe, te dará frescura y proyectarás confianza.
  3. Atuendo – Asegura que sea una foto de rostro o medio cuerpo, nunca de cuerpo completo. Utiliza un atuendo profesional como un saco o blazer. Cuida tu aspecto, el cabello bien peinado, la barba, evita el maquillaje sobrecargado o un exceso de accesorios. Busca proyectar una imagen profesional para ti y no desviar la atención de la información del curriculum.
  4. Evita ‘selfies’ – No utilices las ‘selfies’ que usas para el Facebook, invierte y tómate fotos en un estudio. No pongas fotos acompañado, en la playa o en descanso. Demuestra que eres un profesional desde la foto que pones.
  5. Foto reciente – Utiliza una foto reciente. Que tu imagen actual concuerde con la del curriculum ya que esto demuestra confianza y compromiso.

La foto que utilices tiene que estar de acuerdo a tu imagen profesional. Es decir, si en la foto proyectas ser una persona limpia, aseada y seria, cuando te llamen a una entrevista tienes que verte como esa persona que estas presentando en la foto. Imagina que vas a un restaurante y se te antoja el platillo que promocionan en las fotos del menú y al ordenarlo te traen otra cosa diferente y no muy agradable. La decepción es mayor porque la foto crea una imagen y una expectativa. De igual manera, preséntate a la entrevista con la imagen que estas proyectando en la foto del curriculum, así no decepcionarás y el entrevistador verá lo que está esperando ver.

Nunca descuides tu imagen porque  una persona con buena presencia logra impactar más a sus compañeros y es más fácil lograr metas y objetivos. Esto dicho en el sentido profesional y serio. Hay que invertir en un guardarropa sobrio y acorde al ambiente de trabajo en el que estamos y queremos estar. Evitar ropa llamativa y escotada, en el caso de las mujeres. No tenemos que dejar de lado la moda para vestir bien y elegante. No compres cosas caras, sino cómodas. No pierdas de vista tu edad, complexión y estatura para elegir lo que te vas a poner, tanto en una entrevista como en el trabajo mismo.

Teniendo esto claro, dale una imagen a tu producto, en la promoción y en la práctica, y concéntrate en la información que incluyes, la estrategia de venta. De nada sirve tener una foto muy profesional si el contenido del documento no lo es. En el artículo Recomendaciones para un Curriculum Que Deje Huella te damos algunas ideas.

Por Bleumind Executive Search