El curriculum es una de las herramientas más importantes en tu vida profesional y hay que saber qué información incluir para que deje huella.

Es importante saber que no hay un formato oficial o ganador para redactar el mejor curriculum, es el contenido y la relevancia de la información que decidas incluir es lo que le da valor. Para conocer la opinión y punto de vista desde una firma de headhunting, Lizette Ibarra, CEO de Bleumind Executive Search, nos comenta qué es lo que considera más importante en el contenido de un curriculum:

“En cuestión del curriculum, no hay una regla universal, pero si hay ciertos lineamientos que se deben seguir. Considero que un curriculum debe reflejar la experiencia de la persona en toda su extensión, si ha tenido varios empleos, se deben incluir todos y reflejar la experiencia que cada uno le ha dejado. Cada empleo es una maestría, un aprendizaje. No hay que aferrarnos a redactar un curriculum en una sola página para hacerlo “corto”, hay que asegurar que se incluya información concreta pero suficiente. Si se incluye demasiada información, perderemos la atención del lector. Como regla general, dos o tres páginas es bastante aceptable. Considero que la experiencia es el corazón del curriculum y hay que darle su debida importancia y trato, mencionando una breve descripción de cada empresa en la que se ha trabajado, así como las responsabilidades y logros principales en cada rol. Es muy importante, al hablar de resultados, sustentarlos con números y nunca falsificar o exagerar información”

Una vez que ya sabemos cuál es la información más importante y central de un curriculum, basta con incluir información que complemente y sume a la experiencia laboral, como por ejemplo:

  • Datos personales – incluir los datos básicos para poder localizar a la persona, nombre, ciudad de residencia, teléfono, celular y correo electrónico. Cualquier otro dato personal, sale sobrando.
  • Resumen Ejecutivo –incluir un resumen de quién eres en el aspecto laboral es la médula de un buen currículum y es lo que enganchará al lector con tu información. El resumen ejecutivo va justo después de los datos personales, es la antesala del curriculum y debe plasmar en 8 o 10 renglones quien eres profesionalmente hablando: educación relevante (estudios universitarios y de posgrado), áreas de experiencia y cuantos años, en que industrias, empresas y aportaciones relevantes en el último puesto, idiomas, y disponibilidad para viajar y/o cambiar de residencia.
  • Preparación Académica – Es uno de los primeros criterios que utilizan los reclutadores y empresas para discriminar o seleccionar. Por ello, la importancia de prepararse terminando la carrera, hacer una maestría, diplomados, especializaciones, etc, Este criterio influye sobre el puesto al que aspiras y el salario.
  • Habilidades- Detallar los conocimientos que tienes para realizar el trabajo, las competencias que te hacen mejor que el resto de los aspirantes, el software, hardware o maquinaria que manejas y las cualidades que te hacen ser un candidato potencial.
  • Certificaciones: Sobre todo si te desenvuelves en una industria muy técnica, las certificaciones juegan un papel relevante al ser considerado para un rol específico.
  • Asociaciones y publicaciones: Si eres miembro de alguna asociación relevante dentro de tu profesión, o si tienes publicaciones o has escrito artículos relevantes para tu rol, es importantísimo que los menciones.

Ya que cuentes con tu curriculum redactado, revisado y corregido, pídele a un tercero que lo lea para ver qué impresión le da sobre ti y lo que proyectas con el curriculum que redactaste. Si estás satisfecho entrégalo y espera esa oportunidad.

Está por demás mencionar que la carrera más brillante puede ser opacada por una redacción, gramática y ortografía inadecuada a la hora de ser plasmada en un currículum.